La llegada de las primeras relaciones de los hijos, ¿qué hacer?

primeras relaciones de los hijosLas primeras relaciones de los hijos! Ya? Pues sí!. Que rápido pasan los años y de repente nos encontramos en esta situación que para muchos padres puede ser muy estresante. Los pequeños de mamá y papá ya son unos adolescentes y no podemos hacer nada para detener el tiempo!. Pero no te preocupes, aquí te decimos como afrontar esta etapa de adolescencia.

Llega la adolescencia y las primeras relaciones de los hijos

Si bien sabemos, todos tenemos un botón de encendido que se activa al entrar a la adolescencia y sí, todos pasamos por esta etapa pero quien nos prepara para ese momento donde escuchas esa frase tan temida de: “Mamá, papá, tengo novio(a)!”

La adolescencia llega a nuestros hijos a una edad aproximada de los trece o catorce años. Los padres pensamos en verlos siempre como nuestros bebés, nuestros pequeños que no queremos soltar pero tenemos que dejarlos salir de ese caparazón de protección paternal y sobre todo hablarles de los temas relacionados con la sexualidad con toda confianza, y dejarnos de esos tabús sociales que te dicen que si hablas de sexo con tus hijos los fomentas a tenerlo, lo cual es todo lo contrario.

Un adolescente bien informado tendrá la capacidad de tomar mejores decisiones y no solo actuar por el impulso o las hormonas alocadas. Ellos sabrán tener una mejor visión de su futuro y poder esperar hasta el momento en el que estarán verdaderamente preparados para tener ese tipo de relaciones y de las consecuencias que esto podría conllevar.

Consejos para cuando llegan las primeras relaciones de los hijos

primeras relaciones de los hijos

 

  • Habla con tus hijos de todo

Si bien lo hemos mencionado con anterioridad el mantener una buena comunicación con tus hijos es la mejor manera de sobrellevar cualquier asunto. No puedes evitar que lleguen a la edad donde les interese algún muchacho o muchacha así que háblalo antes de que pase, así no te toman por sorpresa.

Sé que puede resultar difícil e incómodo algunas veces, pero deberás de hablar sobre temas sexuales, que es el sexo, lo que significa y las consecuencias que puede tener llevarlo a cabo a una edad donde aún no están preparados.

Tal vez pienses porqué hablar de sexo si solo tiene catorce años, es su primer novio, etc. Y es precisamente por ello, a esa edad las hormonas están descontroladas y los adolescentes pueden tomar decisiones por puro impulso, porque creen que es algo sencillo y no habrá problemas más grandes.

Deberás de enseñarle que el amor no se trata solo de sexo, se trata de un amor puro en el cual no deban de existir condiciones, malos tratos o comportamientos obsesivos.

Resulta difícil pensar en estas situaciones, pero cuantos no hemos escuchado la típica frase de:

“me dijo que si lo amaba me tenía que entregar a él”.

Esto es algo muy común hoy en día y para eso tenemos que establecer una comunicación llena de confianza para que al primer síntoma de los antes mencionados nuestros hijos puedan acudir a nosotros con toda confianza sin pensar que los regañaremos y así podremos evitar que pasen situaciones no deseadas y evitarles un corazón roto.

  • Conoce a la pareja de tu hijo o hija

Esta situación la mayoría de las veces resulta más incómoda para los padres hacia su hija, al verla aún como la niña de la casa. Pero es algo muy importante que los padres debemos de hacer y dirás, ya lo conocí, lo veo cuando viene a casa, digo buenas tardes y es todo, pero estamos equivocados.

Al mantener una relación con la pareja de tus hijos les dará más confianza y claro a ti también, al saber con quién realmente están saliendo, eso sí, sin avergonzarlos o querer indagar de más. Hay que ser cuidadosos en ese aspecto ya que para los adolescentes toda pregunta pueda parecer un interrogatorio.

  • Déjalos pasar tiempo en casa

Una regla muy común que se usa es “mantengan las puertas abiertas” y claro es excelente. Así le das a tu hijo o hija la confianza de tener a su novio en casa siempre y cuando respeten las reglas básicas, de esta forma no tendrás que estar temiendo de que se vayan a otro lado para pasar tiempo juntos.

Los adolescentes quieren estar con sus novios o novias a todo momento, compartir sus gustos en películas, series, música o simplemente platicar de su día, así que no siempre estemos pensando mal de que pasará algo más, porque no siempre es así.

  • No critiques sus gustos

Es algo muy común que no siempre nos guste la apariencia del nuevo novio, la manera de vestir o caminar, y vaya que tratamos de encontrarle el más mínimo detalle porque claro pensamos que nadie es suficiente para nuestra hija o hijo.

Pero el hacer malos comentarios o hacer gestos de disgusto no resolverán nada, al contrario solo traerá discusiones y que tu hijo no quiera platicarte nada. Ahí perderás la confianza y comunicación que es fundamental tener con un adolescente.

No todos tenemos los mismos gustos o nos fijamos en la apariencia como los demás. ¿Cómo sabemos que ese chico skater no es de lo más lindo con tu hija y eso la hace feliz?. Por consecuente deberá de hacerte feliz.

No minimices los pequeños detalles o gestos amorosos que le brinden a tus hijos, o bien, apóyalos al momento de querer dar algún detalle de cumpleaños, aniversario o simplemente un gesto amoroso que desean compartir con esa persona tan querida. Créeme los llenarás de alegría y sabrán que pueden contar contigo cuando lo necesiten.

  • Interesate en su relación

Al ver feliz o triste a tus hijos, acércate a ellos y pregúntales que es lo que sucede. Si bien algunos pueden sentirse incómodos al hablarte de algún enojo que tuvieron con su pareja, tema del que es más difícil de hablar, quédate al lado de ellos para cuando te necesiten, extérnales que estarás a su lado y disponible cuando quieran hablarlo. Dales consejos que puedan usar y apóyalos incondicionalmente.

En el caso de que las noticias no sean buenas no agarres coraje sobre la pareja de tu hijo o hija. Si bien esto a veces es algo difícil, porque claro, siempre nos encontraremos en la esquina de nuestros hijos y defendiendo que ellos tienen la razón, pero no siempre es verdad y debemos de escuchar los hechos para poder dar consejos razonables y que no puedan ser mal interpretados.

Los adolescentes tienen peleas tan sencillas como el no me contestaste el mensaje, o los típicos chismes de “le gusta otra chica”, etc. Así que hay que escuchar las versiones y hacerles saber que las terceras personas involucradas en una relación no tienen cabida. La relación es de dos y entre los dos deberán de resolver sus problemas, vivir sus alegrías y tristezas sin que nadie más esté metiendo cizaña en sus cabezas.

Tu mayor arma para pasar este momento con tus hijos es y siempre será la comunicación que tengas con ellos. Dales a tus hijos valores para que sepan respetar su relación cuando se encuentren en ese momento y así mismo sepan pedir ese respeto mutuo.

Tú eres su ejemplo a seguir, así que exprésales tus emociones al saber que están pasando por un momento de alegría en esta nueva etapa que viven, extérnales tus preocupaciones y como resolverlas para que estén más seguros y sean personas responsables.

 

Deja tu comentario