Las mamás también necesitan descanso y ayuda en casa

La sobrecarga de actividades en las madres de familia

Solemos ver a las mamás como inagotables, invencibles y superheroinas, pero, no lo son, y no me malentiendan, no lo digo en un mal sentido. Me refiero a que son humanas, son personas que se agotan, se cansan y no tienen súper poderes para vencer ese agotamiento físico y mental.

No solamente me refiero a las madres de familia, si no a todas aquellas personas que son la cabeza de la familia, lamentablemente se han ido formando roles, estereotipos y prejuicios a cerca de lo que debe hacer una mujer y un hombre en un matrimonio.

La madre es la que cuida a los hijos, la que se encarga de la cocina, la limpieza, el hogar y el cuidado del esposo y el esposo se encarga de arreglar lo que se ha descompuesto, de ir a trabajar y mantener a su familia.

Aunque muchos ya no estamos de acuerdo con estos conceptos, inconscientemente terminamos siendo parte de ellos.

La sobrecarga de actividades que pueden tener las madres no es algo para tomarse a la ligera, puede tener grandes repercusiones a nivel emocional, física y mental, como lo son:

  • Enfermedades del corazón
  • Problemas de presión alta
  • Estrés
  • Angustia
  • Ansiedad
  • Depresión
  • Suicidio

¿Alguna vez has estado estresado o angustiado por un examen? ¿por una junta de trabajo?, ¿Cómo se siente?, ahora, imagínate estar en ese estado de manera constante.

Cuidando la salud de mamá

Ahora, pensarás que si mamá no ha pedido ayuda es porque no la necesita, porque piensas que tiene todo muy bien controlado y porque no le gusta que se metan en sus cosas.

Pues bien, desde el momento en que alguien se convierte en madre entra en un rol, un rol que es una gran responsabilidad y que no se toma a la ligera, lo primero que piensa o le preocupa es el bienestar de sus hijos y de hacer todo lo posible por que lo tengan todo y de manera fácil.

Muchas veces cuando alguien quiere ayudar a una madre sienten como si las estuvieras ofendiendo, como si llegaras con el jefe de una empresa a querer hacer su labor.

Sin embargo, esta presión también se ha ido instalando por los estándares sociales y aquello que nos han inculcado en nuestra cultura, así que no somos nosotros los únicos que tenemos que romper con paradigmas, las madres también necesitan hacerlo.

Romper con todo esto y empezar de cero no será sencillo, pero es necesario, el bienestar de la familia no debe ser la responsabilidad de una persona, todos somos responsables.

¿Cómo participar?

Primeramente, tenemos que entender que no “vamos a ayudar” porque al decir ayudar a alguien o en algo es como decir que le hacemos el favor de facilitarle las cosas, y aquí lo principal es comprender que en un hogar todos tenemos responsabilidad, obligaciones y compromisos.

Tú como padre de familia o como hijo debes de integrarte en las actividades familiares, lo más recomendable es que los niños desde pequeños aprendan a ser independientes, en su limpieza, sus tareas, participar en la comida, en el aseo del hogar, etc.

Pero si tú como padre lo exiges a tus hijos y tú no haces nada la credibilidad de tus palabras se ira por los suelos, recuerda que el ejemplo se predica con las acciones y no solo con la palabra.

Como mencioné anteriormente, las madres también necesitan soltar un poco la rienda a sus hijos, a su esposo y a la familia en general.

Los errores más comunes que suceden son:

  • Hacer la tarea de los hijos.
  • Sobreprotegerlos.
  • No dejar que se defiendan.
  • Hablar por ellos.
  • Tratar al esposo como inútil.

Las madres sin darse cuenta van dando espacio a futuras actitudes, pensamientos y acciones que luego nos quejamos, como lo es el caso de que después de 25 años las madres reclaman que sus hijos nunca le ayudaron o el esposo no es muy participativo, sin darse cuenta que todo esto también fue fomentado por ella.

No se trata de buscar culpables o el “bien” y el “mal”, sino de cuidarnos y cuidar a quienes nos amamos.

Las madres de familia también son más que eso, solemos ver a las madres tan solo como eso, “mamás”, sin recordar que también son mujeres, personas individuales, pareja, esposa, amiga, etc.

Sin embargo, el rol de madre es algo que nunca termina y no tiene tiempo de ser todo lo que ella es y todos merecemos estar completas y ser todo lo que queremos, nadie merece ser infeliz por cumplir un estereotipo y no estoy diciendo que las madres son infelices, pero si estoy diciendo que hay una posibilidad de una crisis, de una depresión o de ser infeliz si se llega a un punto en donde la sobrecarga explote.

 

Deja tu comentario



Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar