La depresión de ser padre, no solo las mamás sufre depresiones!

Es muy difícil saber realmente cómo afecta a cada padre la llegada de un nuevo hijo y las variaciones de uno y otro pueden ser enormes. Es costumbre que oigamos que la madre tiene depresión posparto y puede ser más entendible, pero, ¿qué pasa cuando es el padre el que la sufre?, todo un mito dirá mucha gente, pero no lo es y aquí te lo aclaramos.

La depresión de ser padreLos cambios que puede sufrir una pareja al recibir a un pequeño en su vida pueden ser tan grandes que algunos no pueden sobreponerse ante este reto en los primeros meses. En las mujeres se da hasta en un 25% sin embargo en los hombres puede darse hasta en un 10% y esto puede variar desde el momento de la gestación, los primeros 3 meses hasta los 6 o después del nacimiento del bebé.

La mayoría de las personas solo se preocupan por el estado de la madre y se tiene en cuenta el porqué, es la persona que tendrá la mayor carga emocional por los siguientes meses ya que el bebé dependerá de ella en prácticamente todo y su alimentación aún debe de ser cuidada después de dar a luz. Pero no vemos el panorama completo teniendo en cuenta que el cambio es para ambos.

La carga emocional también es para los padres, la economía es un factor que influye mucho en el estrés de la pareja ya que en la recuperación de la mujer el padre es al que se le asigna esta responsabilidad, un nuevo integrante a la familia, pañales, leche, ropa y tantas cosas que necesita un recién nacido puede volver loco a cualquiera.

Las madres así como los padres pasan por diferentes etapas emocionales desde el momento que se enteran que un bebé llegará a sus vidas donde la mayoría se centra en la mujer ya que es la que lleva en el vientre al bebé. Sin embargo, muchos papás se sienten preocupados y ansiosos, aunque no lo expresan, los padres también pueden sentir temor e incertidumbre a cerca de si el bebé nacerá sano, o si será capaz de afrontar esta nueva responsabilidad en su vida, ya que ser padre no es nada fácil.

El verdadero momento en donde te das cuenta que un pequeño dependerá de ti, de tus consejos, tu sabiduría, lecciones de vida y que serás el encargado de hacerlo una mejor persona día con día, ese momento es donde te llenas de miedo, y desesperanza junto con la falta de sueño puede llegar a llevarte a un ataque de pánico que puede durar incluso meses y si no se recibe la ayuda necesaria este puede irse agravando.

Si bien cuando tienes miedo de tomar a tu hijo entre tus brazos porque no te sientes seguro de ti mismo, piensas que vas a tirarlo o que no sabrás que significan sus llantos, cuando querrá comer, dormir o necesite ser cambiado solo te harán sentir un peor padre y es por eso que necesitarás ayuda para superar esta etapa ya que tus propios miedos se los pasarás a tus hijos y en lugar de crear un lazo positivo solo crearás desconfianza a su alrededor.

Hay muchos factores que pueden contribuir a tus sentimientos de depresión, aquí te dejamos los  más comunes:

  • MIEDO A LA PATERNIDAD:  Esto pudo detonarse ante las nuevas responsabilidades que conlleva el educar a un pequeño, el saber que cada decisión que tomes tendrá repercusiones en tu familia y esto no es nada fácil, por otra parte a los hombres les da temor a perder su libertad desde pequeños momentos como el ver un partido de futbol y que  él bebe empiece a llorar justo en la pare más importantes y es que pareciera que los bebés saben cuando estas disfrutando de un buen rato frente al televisor o las salidas con tus amigos de fin de semana ya que ahora lo compartes con la familia incluso en situaciones mayores como lo son las oportunidades de trabajo que ya no se pueden tomar a la ligera sin antes pensar en los pro o contras que esto llevaría a tu nueva familia.

 

  • PREOCUPACIONES FINANCIERAS: Es posible en la mayoría de los casos que se sientan preocupados por el incremento de los gastos o por la posibilidad de tener que vivir con un solo ingreso salarial, sabemos que dependiendo de las familias se encontraran en la situación donde ambos padres trabajen y este estrés solo será por un par de meses en lo que la madre vuelve al trabajo, sin embargo en las familias donde siempre ha habido un solo ingreso pueden sentirse más estresados y verse forzados a buscar otro ingreso económico lo cual les quita tiempo para estar con la familia y esto puede hacerlos sentir como malos padres, aunque el fin sea que no le falte nada a tu hijo recuerda que pasar tiempo de calidad con ellos siempre será lo mejor.

 

  • ANSIEDAD AL ROL DE PADRE: Todas las personas tendemos a cuestionarnos en algún momento de nuestras vidas si tenemos material para ser padres o no, si sabríamos como guiarlos y ayudarlos en sus problemas, las fuerzas para dormir un par de horas y despertar a la mañana siguiente con una sonrisa en el rostro para hacer sentir bien a nuestros pequeños. La carga emocional que contrae el darle buenos consejos  a tus hijos para ser mejores personas puede ser algo muy difícil y estresante donde algunos padres por el miedo de fracasar prefieren no ser parte de ello y esto es un gran error. El ser padres es ser humanos y es cometer errores, debemos de aprender de ellos y veras que día con día serás un mejor padre siempre que lo quieras y te esfuerces en ello.

La típica idea de que los hombres no pueden compartir o expresar sus sentimientos ya debe de ser dejada atrás, los hombres tienen las mismas oportunidades de sentirse tristes, alegres o enojados y poder hablar del tema.

La comunicación siempre será la base fundamental de una buena relación y el dejar salir los problemas o pensamientos que te abruman es algo liberador y muy bueno ya que no lo cargas contigo y esto evitará que pases tus frustraciones a tus hijos.

Disfruta el ser padre, es una etapa que pasa demasiado rápido, disfruta de los momentos felices pero también de los momentos de estrés y frustración y aprende de ellos, te ayudarán a ser un mejor padre y una mejor persona.

 

Deja tu comentario



Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar