Educar en positivo a nuestros hijos con estos consejos

Educar en positivo a los hijos

Afortunadamente los métodos de enseñanza han ido evolucionando, gracias a las diferentes corrientes de psicología enfocados en el crecimiento del infante y/o adolescente se han dado a conocer diferentes estrategias para la educación desde lo intelectual hasta lo emocional.

Sin embargo, hay quienes aún viven arraigados a los castigos severos, tanto físicos como psicológicos; infundir respeto a través del miedo, recurriendo a los gritos o manotazos, imponer sin escuchar, reclamar sin conocer, prohibir, etc.

Es importante seguirnos informando y educando cada día, ya que cada vez salen más temas relevantes a la actualidad de los jóvenes, tendencias, creencias… Sin embargo, siempre van existir los pilares más importantes para poder tener una buena relación con nuestros hijos. Sigue leyendo para conocer cuáles son.

Hoy día podemos acceder a través de internet a recursos y profesionales que nos enseñan cómo hablar a los hijos para educar en positivo.

Comunicación asertiva

Seguramente que te parece algo repetitivo el que te mencione la importancia de la comunicación, pero la verdad es que sin comunicación tenemos muchas puertas cerradas y no solo es el hecho de comunicar si no el de saber comunicar, vamos, que no se trata solo de decir lo que pensamos a gritos, a reclamos y a como se nos ocurra.

¿Qué es la comunicación asertiva?, ya te digo; la comunicación asertiva es aquella que expresa sin juzgar, sin reproches, sin poner culpas en el otro, sobre todo, es empática y sin deseos de ofender al próximo.

Por ejemplo, ¿cómo convertirías esta frase en algo asertivo?: “siempre llegas tarde a casa, nunca me haces caso, estoy harta, por tu culpa no puedo dormir”… te doy unas ideas:

  • Yo siento que hay un patrón cuando te doy permisos para salir, constantemente llegas más tarde de la hora acordada, me siento mal al pensar que no te importan nuestros acuerdos, no he podido dormir bien pensando en esto.”
  • Ahorita ya es algo noche, pero mañana me gustaría hablar contigo a cerca de nuestros acuerdos a la hora de llegada, siento que constantemente no cumples con lo pactado y eso me hace sentir molesta y un poco triste.
  • Quisiera entender porque se te complica llegar a la hora acordada, podríamos cambiar la hora si me comunicas las razones.

El objetivo de la comunicación asertiva es expresar como nos sentimos sin culpar al otro y dar pie a escuchar y a entender las razones de la otra persona sin juzgar.

Enseñar con el ejemplo

Cuantas veces hemos visto en algún convivio, en el centro comercial o en nuestros propios sobrinos comportamientos que no son bien vistos por el padre pero los regañan con la misma cuchara.

Es decir, el padre está molesto por que el niño dijo “imbécil” o “gilipollas” , o alguna otra mala palabra y para que el niño no siga haciendo esto el padre le grita: ¡deja de decir esas groserías”, maldito grosero!.Yo a esa edad si mi padre me escuchaba me daba tremendo cachete para que se me quitara lo grosero.

Los seres humanos aprendemos por imitación, esto quiere decir que por más que queramos “corregir” a alguien con palabras, no será nada si no hay acciones de por medio.

Aquellos valores, costumbres, acciones, lenguaje que queramos implementar en nuestros hijos, tenemos que implementarlo primero en nosotros y dejar de regañar por algo que nosotros mismos hemos otorgado. El niño no sabrá porque papá lo regaña si él solo quiere ser como su padre.

Respeto y comprensión

Sobre todo en la adolescencia los jóvenes tienen muchos cambios no solo a nivel físico si no a nivel emocional y psicológico, muchas creencias cambian, ideas, gustos, experimentan una fase de confusiones, están en una etapa de redescubrimiento y con esto necesitan tener su tiempo.

No te enfoques en querer sacar a tu hijo de su habitación, respeta su soledad, su tiempo a solas, si no quiere estar en todos los convivios familiares porque quiere pasar tiempo con amigos o con su pareja, es algo normal.

No le grites y le reclames acerca de que debe ser más importante para él, esto es algo que el descubrirá solo. Recuerda que todos necesitamos equivocarnos, caer, llorar, gritas y volver a levantarnos para aprender, no puedes forzar el camino de tu hijo, pero si puedes hacerle saber que siempre estarás ahí para cuando el necesite acudir a ti

Involúcrate, motiva y reconoce

Las generaciones han cambiado, cada cabeza es un mundo y cada uno otorgamos un valor diferente para las cosas, a nosotros se nos puede hacer algo exagerado que nuestra hija esté llorando porque no puede ir a un concierto, pero para ella en ese momento es lo más importante del mundo, no desvalorices sus sentimientos, hazles ver de una manera comprensiva que no es el fin del mundo como ellos piensan:

“sé que para ti ese concierto es muy importante, sin embargo en este momento no puedo apoyarte monetariamente para que asistas, tengo otros gastos para sacar adelante a la familia y me gustaría que comprendieras que no puedo poner un concierto por sobre encima de los gastos familiares, de verdad lo siento”,

“que te parece si ahorramos para un próximo concierto, en las vacaciones de verano puedes conseguir un trabajo y entre las dos podemos juntar ese dinero”

Involucra e involúcrate, ayúdale a tu hijo a entender que las cosas no se consiguen así de fácil pidiéndolas, motívalo a participar a conseguir sus propias cosas, aquellas que estén a su alcance y demuéstrale tu apoyo. Reconoce su esfuerzo y sus logros para que continúe por ese camino.

Sabemos que este tema puede ser muy extenso, espero haberte ayudado con esta informacion, si te interesa ahondar más en estos temas y seguir aprendiendo para poder ser escuchado por tus hijos, te recomiendo el libro Cómo hablar para que sus hijos lo escuchen escrito por Adele Faber y Elaine Mazlish expertas en el tema.

Este es un libro dinámico, en el cual podrás ir poniendo a prueba todo aquello que vayas aprendiendo, vale la pena dedicarte el tiempo de aprender más sobre como estar más cerca de tus hijos de manera positiva.

Deja tu comentario