La importancia de aprender de los niños

Hoy estaba escuchando un Podcast en la aplicación Spotify, un programa que se titula “Con Amor Carajo”; un reciente descubrimiento que he tenido, donde se abarcan diferentes temas de motivación e inteligencia emocional. Ahí encontré un podcast que se llama “10 cosas que aprender de los niños”. Lo escuché y me pareció simplemente sensacional, así que decidí escribir sobre este tema y sobre los puntos que se mencionan en el mismo.

Aprender de los niños

Al final del articulo te dejo el link del podcast ¡para que puedas terminar de enriquecerte!

Así que sin más que decir, ¡empecemos!

¿Qué tiene de especial aprender de los niños?

De la edad entre los 2 y los 5 años de edad los niños aún son ellos mismos, ¿a qué me refiero con esto?

Nacemos con cierto temperamento y se nos va forjando cierto carácter, lo que en conjunto arma nuestra personalidad. Cuando somos niños, somos libres, aún no estamos moldeados al adulto, por tanto, a esta edad somos naturales, impulsivos y honestos y es justamente estos puntos los que debemos rescatar de la infancia.

6 Puntos que aprender de los niños

  • No tienen espacio para el odio

Los niños no suelen guardar rencor o enojarse eternamente por alguna situación, seguro que todos han visto ya sea en la vida real o en películas alguna situación en donde los niños se están peleando y deseándose morir y al otro día están jugando juntos y riendo. El mensaje de esto no es olvidar las cosas y seguir como si nada o aguantar estar en constantes conflictos, el mensaje principal es, aprender a no guardar rencores y no mantener odio dentro de nosotros, saber dejar ir una situación que ya debe partir y continuar sin toda la negatividad encima de lo que fue el problema.

  • No se quejan de todo

Los niños no le sacan el lado oscuro a todas las cosas que hacemos o tenemos. No se quejan de cada paso que dan o de todo lo que les pasa. Si se caen no se la pasan quejándose 5 horas porque se han caído, se caen, lloran o no lloran, se levantan y continúan. Cuando algo no les ha salido bien no se enfocan en esto y se martirizan día y noche por ello.

Cuando la mente se concentra en lo negativo se acostumbra y llega un punto donde le es imposible vivir sin quejarse de algo. La mente está tan enfocada en lo malo que, aunque tenga lo que llama felicidad frente a él o ella no podrá ni sabrá apreciarlo.

  • Reírse honestamente

Seguro que te has dado cuenta que los niños sonríen y se carcajean mucho, aparte de que por su inocencia es fácil sacarle unas risitas, son honestos, es decir; ríen cuando quieren reír.

Los niños no conocen de caretas, de máscaras o de controlar su risa porque los demás hablarán mal de él o lo juzgarán.

Como adultos sabemos que hay situaciones en las que no nos podremos reír por respeto, eso está claro. La enseñanza de este punto es aprender a reírnos y disfrutar sin vergüenza, dejar la amargura y reír hasta de las pequeñas cosas.

  • Aprovechan sus recursos

¿Han visto a un niño jugando por horas con una caja, con un pedazo de servilleta o con un objeto que nos parece curioso?. Un niño de estas edades (de 2 a 4 años) no suele pensar en que no podrá divertirse porque no tiene el juguete del año, no se martiriza porque le ha faltado una pieza a su juguete.

Hacen lo mejor que pueden con los recursos que tienen; todo es oportunidad para hacer un juguete. Se concentran en lo que tienen y no en lo que les falta.

  • Están en contacto con su imaginación y creatividad

Están conectados con constantes ideas, las mejores historias son creadas por los peques, para ellos no importa la razón o pensar en respuestas, simplemente piensan algo y lo expresan y sobre todo lo llevan a cabo. Lo más importante es que disfrutan de este viaje, no utilizan su creatividad para luego quejarse si algo no salió perfecto. Tienen confianza en ellos mismos.

Cuando los niños dejan una actividad es porque ya no les llena, se han aburrido y no porque no lo han logrado. No se quedan en un lugar por obligación, lo hacen por que en verdad lo desean y lo gozan en ese momento.

  • Expresan su sentir

Los niños no callan lo que sienten, si están felices se les ilumina su rostro, si están enojados fruncen el ceño y lo dicen, si se sienten tristes lloran y si algo no les gusta lo comentan.

Cuando crecemos nos van enseñando a no llorar, cada que nos dicen “no llores”, “no es tan grave”, nos están enseñando a minimizar lo que sentimos y a guardar estas emociones.

Siendo adultos sabemos que no vamos a gritar, patalear y armar un berrinche en pleno centro comercial como lo haría un niño. El mensaje aquí es a identificar nuestros sentimientos, a expresar lo que sentimos mediante una comunicación asertiva.

Esto es de suma importancia, ya que la mayoría de nuestros conflictos vienen por reprimir lo que nos duele, lo que nos molesta y todo ese llanto y gritos guardados.

Esto es todo por hoy. Aquí les dejo el podcast prometido

“Con Amor carajo” – Capitulo 14: “10 cosas que aprender de los niños” by Lorena Aguirre.

spotify:episode:76GWx7mrZXCl7GWdpUsk4G – Enlace https://open.spotify.com/episode/76GWx7mrZXCl7GWdpUsk4G

 

Deja tu comentario



Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar